lunes, 7 de enero de 2008

TEORÍA DE LAS ABUELAS MATERNAS

Los lectores del blog ya sabéis que estas navidades he estado trabajando (por segundo año) en una juguetería. Esta juguetería está distribuida por plantas, y en cada planta tienen unos juguetes. En la planta que he estado yo, teníamos las muñecas (rollo bebe, nenucos, nancys y estas), los juegos de mesa, las barbies y los actionman, puzzles y los juguetes y cosillas para niños pequeñitos.

Con las cosas para pitufines yo me lo paso chachi, con sus musiquitas machaconas, el cubo que baila, la vaca lechera, los potatos y estas cosas de dar guerra y meter ruido. Pero atendiendo a la gente en esta sección he llegado a iniciar una teoría sobre el comportamiento de las abuelas cuando van a comprar juguetitos para sus nietecitos más pequeños.

Pasa una cosa muy curiosa, y divertida vista desde fuera. Es una generalización basada en mi experiencia y no una verdad absoluta, así que espero que nadie se lo tome a mal. A lo nuestro: va la abuela materna a comprar un juguetito para su nieto de 7 meses. Tu le sacas un cuento de Winnie the Pooh para niños de 6 meses que contiene conceptos básicos (arriba-abajo, izquierda-derecha y estas cosas) porque a ti te parece que es algo apropiado para la edad y que además es muy chulo. ¿Qué respuesta obtienes? “Pero hijo, si eso es muy complicado para mi nieto, que es de cabeza dura, que ha salido a su padre, a mi dame algo más sencillito, que además como eso es de plástico duro y muy bruto, seguro que se da un golpe en la cabeza y se hace daño”. Sonrisa forzada. Joder con la abuelita. Me acaba de decir que su nieto es un bodoque como su yerno. Ejem. Ale, pues esto que lo aprieta y hace ruido. “Vale majo, esto mejor, así más simple, que el pobre es un poquito borrico”.

Vamos al caso de la abuela paterna. Misma edad, mismo juguete enseñado. “No hijo, no. Dame algo más instructivo, que esto es muy sencillo para mi nieto, que anda muy adelantado, igual que su padrea esa edad”. Pues tome, un volante de chicco con los números del uno al diez, izquierda-derecha y que se puede poner en inglés. Pum, premio, “perfecto, esto me llevo”.

Buen contraste. Lo mejor es que a veces sospechas que es para la misma criaturita. Pobres churumbeles.

Eso si, como clientes me quedo con los abuelos, mismo paternos que maternos. “Mi nieto tiene X edad, ¿Qué me das?” Pues no sequé. “Gracias majo, ¿Dónde lo pago?”. Si es que así da gloria…

1 comentario:

Getzsemane dijo...

¿Y por qué ninguna abuela tiene en cuenta a la madre de la criatura?

Si es que la gente no lo sabe, pero las abuelas son demonios que han venido a esta dimensión a sacar lo peor de uno mismo.

No obstante es una buena reflexión la tuya, y bastante divertida ^.^

Saludos.